El portal de BELÉN

Estoy nerviosa, he oído cantar y he pensado que ya estamos como todos los años, un sin vivir en mi, viviendo en mi portal. Que trajín, que si entran los ladrones, y yo con estas joyas, que si ratones comiendo calzones, que vergüenza.
No me cabe el sol las estrellas y la luna, ni tanta gente, que igual debajo de los contadores de la luz todavía entra un nacimiento, pero, para todo lo demás habría que hacer obras, y la comunidad no está para derramas y menos en estas fechas, que ya ni me saludan en la escalera, como si yo tuviese la culpa oye de lo que canta la gente por éstas fechas.
La del segundo C, me ha dicho que éste año vuelve la Esteban, que dos belenes para un mismo nacimiento igual era mucho, y yo la he dicho que no me toque las figuras y que se vaya a medir la hora al adviento.
Que lío, y las ovejas, pobres, que el año pasado el del cuarto A, quería comprar un cordero para asarlo y el pastor se mosqueo porque se le estresó el rebaño y dejó a los reyes plantados.
Yo no quiero ya saber nada, que trasladen todo al portal de internet, y así queda todo mas a mano, aunque creo que lo mismo la señora Carmena, se le ha ocurrido ya, y ha puesto un nacimiento encima de un globo terráqueo que es una probeta…. que han traducido mal y ella pidió un profeta.
Yo tengo estrés, recibir visitas ir de visita, es una cercanía no obligada que se debería hacer costumbre para no alterar el cuadro de luces y que mientras unos no ven nada positivo, otros se ponen ciegos.
Yo de luces voy fundida , pocas tengo la verdad, pero me voy a los chinos y pasillo cuarto, rotonda segunda, derecho y antes de llegar al ceda el paso, me pierdo un rato, hasta que salga el dragón anunciando allá por febrero, su año nuevo.
Tengo la ternura de un esparto, lo sé, no soy nada festiva, prefiero otro tipo de encuentros otras aptitudes todo el año.
No comulgo con éste consumismo, hay tiques con galones de recibos, con aires de hipoteca, no te digo ná que no sepas, y se nos olvida un mensaje cada vez mas diluido mas deslavado en una creencia centrifugada de conciencia.
Se arma el belén todos los años, el año entero, es solo que cuando se acaba queremos enmendarlo a ultima hora y así nos va…. a mi me pilla desmontada .
Feliz feliz, vida de vivir…