Capillas

Capilla de San Jerónimo Hermosilla

Esta primera capilla del lado de la nave de la epístola, esta dedicada actualmente a San Jerónimo Hermosilla, santo local, pero anteriormente era consagrada a San Jorge, pese a ello, el origen de la capilla es bien distinto.

Esta capilla fue encargada por Diego López de Zúñiga hacia el 1440, para ser convertida en su capilla funeraria, por este motivo podemos encontrar las armas que lucen en las claves, y los escudos que decoran los nervios de la bóveda de crucería.

Esta capilla conservó su carácter privado hasta 1895, cuando el cabildo de la catedral denunció el mal estado de conservación de dicha capilla, y el poco interés de los dueños en su restauración. A partir de este momento fue el cabildo el encargado de proceder a la reparación de la capilla, consagrándola a San Jorge.

Actualmente la capilla esta dedicada al Santo Local, San Jerónimo Hermosilla, que nació en 1800. San Jerónimo fue un dominico misionero en filipinas, y Macao, y martirizado en la represión de Tu-Duc en 1861. San Jerónimo fue beatificado en 1906, y canonizado el 19 de junio de 1988.

La capilla esta presidida en la actualidad por un retablo clasicista, realizado en madera dorada. (Inicialmente era el retablo de San Sebastián, pero en 1906 la imagen central de dicho santo fue sustituida por la del santo calceatense).

El banco se decora por medio de 7 pinturas en donde se representa de izquierda a derecha: San Nicolás de Bari, la degollación de san Juan bautista, san Andrés, la sagrada familia en el taller de san José, San pablo, San Julián y santa Basilisa, y San Lorenzo.

El cuerpo del retablo esta dividido en tres naves, en el centro se coloca la imagen de San Jerónimo hermosilla, flanqueándolo dos esculturas de Santa Lucia, y Santa Catalina, sobre ellas encontramos dos lienzos con las representaciones de San Miguel arcángel, y san Fabián.

En el ático del retablo se representa de forma escultórica el calvario. Rematando el conjunto podemos ver, las imágenes de dos obispos sedentes.

La capilla se complementa con dos hornacinas en el lado derecho, en donde se encuentran dos relicarios neogóticos, que custodian las reliquias del santo: el cráneo y el humero.

Patricia Acha Hidalgo

Capilla de San Juan o de Santa teresa

Quizás sea la capilla funeraria más interesante de la catedral debido a la importancia de las obras que contiene. Fue fundada por la familia Suárez de Figueroa a principios del siglo XV. En el centro está el sepulcro de Pedro Suárez de Figueroa, señor de Cuzcurrita, muerto en 1414.

El resto de sepulcros en arcosolio pertenecen a diferentes miembros de la familia. Dos de ellos contienen pinturas murales de cerca de 1500.

El retablo mayor, joya del arte de finales del XV-principios del XVI, es un conjunto de veinticuatro tablas y esculturas que, bajo una arquitectura aún gótica, muestra escenas de la vida de Jesucristo en un estilo que adelanta las tendencias del renacimiento.

Javier Díez Morrás


Capilla de San Bartolomé (de los mártires)
Es la capilla más septentrional, y fue realizada en el siglo XVI, sobre lo que fue una capilla románica.,

En 1536 el cabildo calceatense y el obispo Alonso de Castilla decidieron reparar la capilla, pero tres años después el cabildo decidió este espacio al canónigo Tomas de Paz para que sirviera de capilla funeraria, retrasándose el inicio de las obras hasta 1547.

El muro fue concebido como si de una portada renacentista se tratase, en donde podemos ver un gran arco de medio punto flanqueado por dos columnas con decoración renacentista, sobre el arco se abre un vano renacentista sobre el cual se coloca el escudo del fundador portado por ángeles, el conjunto se remata con un frontón en donde se aprecia la representación de dios padre.

La capilla es cubierta por una bóveda estrellada.

En 1659 el cabildo concedió esta capilla a Don Gaspar de Ocio y Gamarra, de ahí que en el muro de la izquierda encontremos su escudo.

En esta capilla encontramos un sencillo retablo de madera dorada y policromada, realizado en el tercer cuarto del siglo XVIII, que alberga una copia del “martirio de San Bartolomé” realizado por Jose Ribera llamado “el Spagnoletto”.

Patricia Acha Hidalgo

 


Capilla de la Magdalena

Es una de las más interesantes de la catedral por ser un verdadero ejemplo del arte que se estaba realizando en esta zona riojano-castellana en los comienzos del siglo XVI, en el que confluyen el último gótico con el primer renacimiento.

Fue mandada hacer por el maestrescuela de la catedral de Burgos Pedro Carranza a partir de 1517.

El sepulcro se ha atribuido a Felipe Vigarny, el retablo es de León Picardo y la reja, próxima a los talleres de los Andino.

Javier Díez Morrás